5 de julio de 2012








Cuando todo parece imposible, cuando sé que ya nada puede hacerme sonreír, apareces tú con esa mirada que te hace sentir que todo va bien, esa mirada en la que puedes perderte durante horas, días, años.
La misma que me da fuerzas para creer que puedo comerme el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario