19 de julio de 2012







Sé que no es para siempre. Nada lo es. Por eso aprovecho cada minuto, cada segundo. Cada risa, cada beso. 
Su boca sabe a sal y la mía a querer más.
Sé que no es para siempre, pero tengo la impresión de que sí, de que el tiempo no pasa en este paréntesis al que llamamos verano.

5 de julio de 2012








Cuando todo parece imposible, cuando sé que ya nada puede hacerme sonreír, apareces tú con esa mirada que te hace sentir que todo va bien, esa mirada en la que puedes perderte durante horas, días, años.
La misma que me da fuerzas para creer que puedo comerme el mundo.